DIMISIÓN DEL PRESIDENTE NIXON

Una ocasión muy especial fue el recital que dio en New York en 1974, el mismo día en que el presidente Nixon debía dimitir. En el recibidor de la sala, se instaló una gran pantalla para que el público asistente al concierto pudiera seguir, durante el descanso, el discurso formal de dimisión del presidente. La pianista pudo seguir la retrasmisión desde su camerino en donde le habían instalado una televisión. Después, el recital continuó…